Copulativos

Voy a probar a jugar con los verbos un ratito… Copulemos… ¡Que no, que no! Que no voy a hablar de sexo (por el momento)
Hablemos de verbos copulativos: ser, estar y parecer. Aunque están dentro del mismo grupo no tienen nada que ver. Empecemos:
‘Parecer’ es dar apariencia de algo sin serlo. Las apariencias engañan. Aunque algunas personas se fían de las primeras apariencias.
‘Estar’ se puede aplicar a sitios en los que permanecemos (estar en…) , se puede referir a una acción que realizamos durante un tiempo (estar de…) o a un estado pasajero y puntual en el tiempo (estar…)
‘Ser’ lo utilizamos para referirnos a algo que va ligado a nosotros, una característica de cada uno.
Dicho esto… Parecer no implica ni ser ni estar. Estar suele llevar consigo parecer, pero no necesariamente estar. Ser, casi siempre, engloba parecer y estar. Veámoslo con un ejemplo:
– Juan parece contento: puede estarlo o no y no tiene por que serlo.
– María está nerviosa: puede parecerlo, o no, porque sepa disimularlo, pero no es nerviosa porque no es así siempre.
– Pedro es idiota (un caso complicado): Pedro seguramente parece idiota y seguramente lo esté.
En este último caso hay un agravante, porque seguramente se sienta orgulloso de ello.

Anuncios
Copulativos