El Jardinero

Jardinero… Que trabajo más desagradecido, ¿no?
Primero pico y pala para hacer un agujero lo suficientemente grande como para meter la semilla lo más protegida posible. Una vez que la tienen en la tierra la riegan y la cuidan, a ciegas, hasta que los primeros brotes son tan fuertes como para romper la tierra.
Una vez que salen a la superficie el trabajo se complica, hay que seguir regando y cuidando pero hay que estar pendiente de la lluvia, del frío, del aire… la planta es débil y cualquier cosa puede dar al traste con meses de trabajo.
Un día, el jardinero llega y se encuentra el primer capullo. Algo bonito hay ahí dentro y falta poco para verlo. Se a va tranquilo y sonriente a casa porque cree que está haciendo un buen trabajo.
A la mañana siguiente vuelve al rosal, con la esperanza de encontrarse una pequeña flor. Se acerca y lo que se encuentra es un agujero en el sitio donde ayer estaba su planta.
Otro capullo llegó para robarle lo que tanto cuidaba, lo que tanto protegía y lo que tanto quería.
Lo dicho… Jardinero… ¡Un asco de trabajo!

Anuncios
El Jardinero