Comparaciones

Las comparaciones son odiosas, cierto, pero al mismo tiempo son inevitables. A todos nos molesta que nos comparen pero al mismo tiempo no podemos evitar comparar a los demás con otros.
Vemos algo, lo almacenamos y cuando vemos algo parecido inconscientemente vuelve a nosotros la primera imagen. Si esto no ocurriera ni estaríamos una tarde entera mirando ropa ni cambiaríamos de rutina. Veríamos un pantalón y nos lo compraríamos sin mirar más y saldríamos de cañas siempre en el mismo bar.
Las comparaciones son odiosas para el débil. Si estás seguro tu producto no tienes nada que temer. Son el origen de la competencia; y la competencia es la base de la evolución.
Si soy el único que ofrece un determinado producto y no tengo rival me voy a aburrir y tarde o temprano aparecerá algo mejor que yo y habré perdido esa capacidad de evolución.
Si estoy pendiente del mercado y conozco a los que me hacen la competencia intentaré mejora antes de que puedan hacerme sombra.
Tú sigue comparando, que ya me encargaré yo de seguir mejorando para que día a día sigas eligiéndome.

Anuncios
Comparaciones