Porque los sueños sueños son.

Desde pequeño me enseñaron a no soñar. Me dijeron que era una pérdida de tiempo. Que los sueños eran sueños porque nunca se cumplían.
Menos mal que pronto me di cuenta que un sueño puede ser el principio de una gran aventura y que los aventureros son gente intrépida y sin miedo, dispuesta a no dejarse vencer por nada.

Desde pequeño me acostumbré a que lo que me digan es sólo una opinión pero el que toma las decisiones soy yo. Aprendí a luchar por aquello en lo que creo y a no apartarme del camino aunque esté lleno de piedras.

En este tiempo he encontrado a gente desinteresada que me ha ayudado a saltar los obstáculos, a tirar los muros, a levantarme con tras una caida y me ha curado las heridas. Amigos, compañeros y completos desconocidos, gracias de corazón.

En este camino también me estoy encontrando con gente que me pone zancadillas, que me indica el atajo que acaba en el precipicio y a alguno que otro dipuesto a empujarme. Gracias a todos, cabrones, de verdad. Sin vosotros no me estaría dando cuenta de lo fuerte que puedo llegar a ser, de la cantidad de cosas que se pueden descubrir cuando uno está perdido y no sabría apreciar el sueño cuando lo alcance.

Anuncios
Porque los sueños sueños son.