Resumiendo…

Como cada 31 de diciembre, es el momento de mirar atrás durante medio segundo para recordar lo que ha pasado este año y agradecer a todos los que os habéis cruzado en mi camino que hayáis pasado por aquí.
Hace 365 días dije que 2013 iba a ser bueno y así ha sido. Un año de aprendizaje, de descubrir sitios y cosas nuevas. Cargado de gente muy interesante, aunque también ha traído a algún interesado.

A los que se han marchado… No les guardo rencor por haberse ido sin despedirse. Es más, solamente puedo desearles lo mejor en su viaje. Puede que nos encontremos en próximas paradas o puede que no. Gracias por haber dejado vuestra firma en mi muro.

Para los que habéis vuelto, de una forma o de otra… Sólo tengo una palabra: ¡Bienvenidos! Sobre todo a dos personas que siempre han estado ahí aunque a veces no me he dado cuenta.

A los que ya lleváis tiempo aquí… Gracias por compartir este año conmigo y por dejarme escribir una pequeña parte de vuestras historias, en especial a dos que yo me sé por dejarme contar una de las mejores páginas de vuestro cuento y a una “gorda” que siempre está ahí para ayudar en todo lo que puede y aguantarme cuando no sabe cómo hacerlo.

A los que habéis llegado… Gracias por guiarme, cada uno a vuestra manera, en este camino tan complicado que llamamos vida. Espero que estéis aquí mucho tiempo. Especialmente a dos personas: alguien “musical” por hablarme con la misma franqueza, sinceridad y a veces dureza con la que intento hablar a los demás y alguien “pequeño” por enseñarme un montón de cosas que desconocía y que difícilmente olvidaré.

Ojalá que 2014 sea un año increíble para todos, lleno de alegrías (y con alguna tristeza para aprender y valorar aún más las cosas buenas), cargado de ilusiones, proyectos y oportunidades que nos permitan a todos acercarnos al sitio donde queremos estar. ¿Me ayudas en este capítulo?

Anuncios
Resumiendo…