Carta abierta a los cobardes.

Querido infiel,

Hoy me dirijo a ti porque me pareces lo más bajo de la sociedad, más incluso que los políticos. Mientes a los que te escuchan, engañas a quien te quiere y juegas con los sentimientos de otra persona, que es el peor juguete con el que te puedes entretener.

¿Sabes que estás ocupando un sitio que no es tuyo? Estás al lado de una persona que no te mereces. ¡Déjala libre! Seguro que alguien se muere de ganas de ocupar tu plaza y lo hará mejor tú.

Querido cobarde, crees que eres como algunos empleados públicos, que pelean por su plaza hasta que la consiguen y cuando la tienen se dedican a desayunar y almorzar más de la mitad de su jornada. Pero te diré una cosa: esta plaza te la pueden quitar en el momento que menos lo esperes.

Estás muy equivocado si crees que el catorce de febrero es el día de examen para renovar el contrato. Esta oposición se juega a evaluación continua, día a día, noche a noche y detalle a detalle y llegará el día en el que suspenderás, te quitarán la plaza y te lo merecerás por infiel, perdón, por cobarde.

No tienes valor para sentarte ante tu pareja, hablar claro y decir qué es lo que sobra, qué es lo que falta y que es lo que falla. Es más sencillo escurrir el bulto y esperar a que te echen que esforzarte por arreglar lo que tenéis.

Coge tus cosas y abandona. En serio, esta es de las pocas decisiones en las que dejas a la otra parte tan descolocada y tan rota que, con un poco de suerte, no tendrás que dar explicaciones. No te incomodes, a ti no te va a pasar nada porque los falsos valientes, como tú, no sufren.

Olvídate de Badoo, Lovoo, POF, del chat… y coge el toro por los cuernos, que se parece al mando de la Playstation. Deja de jugar con sentimientos ajenos, que es un juego fácil pero en el que solamente se entretiene uno y eso no es divertido.

¡Dimite de una puta vez! Te crees valiente, pero no lo eres. Eres un infiel y es una lacra que debería de ser eliminada. Sé valiente de verdad y cede tu lugar a una persona que de verdad la vaya a disfrutar como se merece.

¡Cobarde! ¡Infiel!

Anuncios
Carta abierta a los cobardes.